¿Cómo se trabaja con una bateadora?

Sólo la tecnología adecuada ofrece los mejores resultados técnicos y económicos.

Todas nuestras bateadoras están equipadas con nuestra tecnología principal, los grupos de bateo, en sus diferentes versiones y tamaños. Aún así, para una conservación eficiente y de la máxima calidad y precisión se necesitan una serie de dispositivos adicionales. Al igual que en lo que se refiere a la tecnología de bateo, para estos dispositivos utilizamos nuestros componentes sobradamente acreditados.

Los precisos sistemas de medición, extremadamente fiables y con ruedas de medición de gran tamaño, o la utilización de cables de acero como cuerdas de referencia, que posibilitan una construcción especialmente fiable y fácil de mantener, son sólo unos ejemplos. El trabajo se realiza con el sistema de nivelación proporcional paralela, con una cuerda de acero por hilo, así como un sistema de alineación de una cuerda.

El complejo control de la máquina durante el trabajo lo realiza el ordenador de optimización de la geometría de vía ALC. Proporciona los datos exactos para la corrección precisa de errores de alineación o de nivelación en línea o en cambios.

Los dispositivos de levante y ripado, destinados al posicionado exacto del emparrillado, generalmente están integrados en un bastidor propio. Los rodillos de ripado, las tenazas de levante de platillos o los ganchos de levante ajustables aseguran procesos de levante y ripado seguros, tanto en línea como en cambios.

El bastidor principal de la máquina, en el que se reúnen todos los grupos de trabajo, es una construcción robusta, fabricado con aceros de primera calidad y con las técnicas de soldadura más modernas. Los materiales de los ejes y las ruedas cumplen elevados estándares y la suspensión con amortiguadores proporciona una excelente estabilidad de marcha.

¿POR QUÉ ES NECESARIO EL BATEO?

  • La corrección de errores de nivelación y de alineación, a efectos de asegurar la seguridad en la explotación y el confort de viaje de los trenes.
  • El restablecimiento del apoyo de las traviesas para que las cargas se transmitan uniformemente hacia el terreno.
  • La creación de apoyos definidos, para evitar inestabilidades como el baile de traviesas.
  • Una mejora de la calidad, antes de que se produzca un deterioro irreversible de la vía.

Estándares técnicos para generaciones

El desarrollo del primer grupo de bateo hidráulico por parte de Franz Plasser y Josef Theurer en 1953 representó un salto cualitativo fundamental en la tecnología de bateo.

Una conversación con Josef Theurer – uno de los fundadores de Plasser & Theurer – describe el desarrollo de la tecnología de bateo de Plasser & Theurer:

“Las máquinas mecánicas tenían la desventaja de que se accionaban a mano y el cierre de los bates – y con ello la compactación del balasto – no era homogéneo.

Se me ocurrió la idea e introducir la hidráulica, dado que la presión se reproduce uniformemente por el líquido y esa presión se transmite igual de uniformemente al balasto. De esta manera podíamos aplicar a los bates en vibración – y esto es lo decisivo – la presión correcta, es decir, la compactación. Así logramos aplicar una presión uniforme a los bates, lo que no era el caso en las máquinas mecánicas.

Ya entonces lo denominábamos “cierre asíncrono”, lo que quiere decir, que cada bate cierra hasta que alcanza su presión. Así podíamos alcanzar, por ejemplo, la misma compactación debajo del hilo izquierdo que debajo del hilo derecho. Esto ha contribuido de forma sustancial a la seguridad del ferrocarril.”

Actualmente, esta tecnología es considerada como una tecnología estándar. Fue adoptada por todos los fabricantes de renombre y se aplica en todo el mundo.

Otros desarrollos importantes de nuestra casa:

  • la primera integración del levante y el ripado en bateadoras,
  • las primeras bateadoras de 2, 3 y 4 traviesas,
  • la primera bateadora de avance continuo,
  • la primera bateadora de cambios,
  • la primera bateadora combinada de línea y cambios y mucho más.