Técnica de medición en red

Al igual que en la conservación de la vía, también en la medición Plasser & Theurer apuesta por el alto rendimiento, la precisión y la fiabilidad. El procesamiento y la representación clara de los datos de medición es la premisa ideal para la integración de los ferrocarriles en redes. Desde la óptima preparación de los datos de medición para los índices de calidad de vía, hasta el intercambio directo de datos con las máquinas de conservación de Plasser & Theurer, hay una serie de posibilidades para realizar todas las medidas necesarias de la manera más eficiente y económica.

La meta es un servicio seguro y, con ello, la satisfacción del cliente

La red ferroviaria es un sistema dinámico en constante cambio, influenciado por factores muy diversos, como p.ej. las cargas de los trenes, las características del terreno, las variaciones de la temperatura o las precipitaciones. El conocimiento del estado actual de la vía, observando las tendencias de deterioro, forma la base para una planificación eficiente de las medidas de conservación.

Teniendo en cuenta las limitaciones presupuestarias y la longitud de las vías, este planteamiento era una misión difícil de cumplir. Elegir el momento adecuado para la actuación, basándose en el análisis y la documentación continuados del estado de la vía, es una sólida base de partida para lograrlo.

Registro de datos - procesamiento de datos - evaluación de los datos

El ejemplo de Austria muestra las ventajas de disponer de una amplia base de datos de la geometría de la vía. En este caso, todos los departamentos implicados acceden a una base de datos común y toman en consideración la misma geometría teórica definida de la vía. Esto facilita la coordinación: modernos vehículos de medición para el control regular del estado de la vía, la planificación y la ejecución de las actuaciones basadas en las necesidades reales – p. ej. un bateo de conservación o un saneamiento general – y la medición de recepción. Todos los intervinientes devuelven sus datos al sistema.

Los vehículos de medición de la geometría de la vía de Plasser & Theurer ofrecen, según su equipamiento y las necesidades del cliente, aparte de los datos de medición, una gran cantidad de datos adicionales. Los datos obtenidos pueden añadirse a una base de datos de geometría de vía y someterse a análisis a largo plazo. Así, los departamentos de planificación disponen de una valiosa herramienta de trabajo. Las tasas de deterioro dan información sobre el tipo de actuación más adecuado para restaurar de forma duradera la geometría teórica de la vía.

Los datos para la recepción y la apertura de la vía, proporcionados por el registrador gráfico de Plasser & Theurer de la máquina, se almacenan digitalmente en el banco de datos.

En este proceso se demuestra como elemento clave para el funcionamiento del sistema, la evaluación desde el punto de vista del ingeniero de los datos de medición obtenidos, como factor económico para optimizar las actuaciones en toda la red.

De la medición a los trabajos de conservación

La primera valoración ya se realiza durante el viaje de medición por el inspector del tramo en cuestión. Éste observa los datos evaluados en tiempo real y puede hacerse una primera idea sobre las áreas problemáticas existentes en el ámbito de su responsabilidad. En casos extremos, puede solicitar medidas de corrección incluso durante el viaje de medición o, en casos excepcionales, solicitar el corte inmediato de la vía.

Sin embargo, lo habitual es que los datos de medición se introduzcan en el banco de datos de la infraestructura. Esto se realiza, o bien durante el viaje de medición a través de WLAN, o a posteriori, mediante un soporte de datos, por ejemplo una memoria USB. Así, los datos de medición actuales están disponibles de inmediato en la red.

En ÖBB, el inspector regional también es el encargado de la valoración de los datos medidos, sometiéndolos a un ­exhaustivo análisis. En primer lugar se localizan las ­zonas problemáticas y se planifican y realizan inspecciones visuales in situ, sobre todo cuando se sobrepasa el umbral de actuación inmediata. El banco de datos permite realizar de manera rápida y eficaz estas labores. Los protocolos que se confeccionan, son una importante fuente de información adicional para la posterior planificación de la conservación.

La planificación de la conservación

En los análisis posteriores, el inspector es asistido por un técnico superior con amplios conocimientos en el área de la construcción y la conservación. Mediante el preciso análisis de los datos se valoran las zonas con errores y sus posibles causas y se planifica la conservación del tramo. Aparte de los protocolos de las inspecciones oculares, así como de los protocolos individuales de los errores, el banco de datos pone a su disposición una serie de herramientas de análisis, como por ejemplo el análisis informatizado de las alturas de flechas y de la nivelación longitudinal.

Es muy importante poder trazar, mediante la comparación con datos más antiguos, la evolución de las zonas con errores, porque posibilita sacar conclusiones sobre sus causas. En caso necesario, también se dispone de los datos de otro tipo de mediciones, como por ejemplo mediciones del perfil de los carriles o las imágenes del sistema de inspección de vídeo. De todo ello se pueden deducir las medidas concretas para la solución del problema: en un caso será suficiente una bateadora más pequeña para corregir el error, en otros casos puede ser necesario un saneamiento de la plataforma, lo que implicaría solicitar más análisis, como por ejemplo la toma de muestras de la banqueta.

Gracias al banco de datos de la infraestructura, la planificación de todas estas medidas es transparente y absolutamente trazable. Así, los planes de conservación terminados pueden ponerse a disposición de los departamentos respectivos para su tramitación, como por ejemplo el análisis de costes. Al final de este proceso de análisis se llega a la autorización de las medidas de conservación planificadas. Su realización puede comenzar.

TÉCNICA DE MEDICIÓN EN RED (EJEMPLO ÖBB)

  • Control regular de las instalaciones con vehículos de medición adaptados individualmente.
  • Gestión y análisis de los datos de medición con el banco de datos de la infraestructura.
  • Planificación precisa del presupuesto para obras.
  • Medición previa con el EM-SAT para una óptima planificación
    de una conservación.
  • Realización mecanizada con tecnología fiable.

SE HA ALCANZADO LA META DE UN AUMENTO DE LA CALIDAD DE LA TOTALIDAD DE LA RED DE VÍAS.

Integración de la medición con el EM-SAT

Durante la preparación de un bateo de conservación, el vehículo de medición EM-SAT de Plasser & Theurer proporciona los parámetros necesarios para una planificación eficiente de la obra. Los datos obtenidos por el EM-SAT se comparan con la geometría teórica de la vía para determinar las necesidades de balasto. Así, la bateadora, la reguladora de balasto y el estabilizador de vía pueden realizar su trabajo sin dilaciones. En una obra, el EM-SAT proporciona los datos para cada ciclo de trabajo de la bateadora para restablecer o, en su caso, adaptar la geometría teórica de la vía tras renovaciones o conservaciones. El EM-SAT también puede emplearse para la medición de geometrías de vía teóricas desconocidas. Para ello el sistema tiene la gran ventaja de trabajar independientemente de una bateadora y ofrece un entorno seguro a los operarios del vehículo. La medición a piquete integrada ahorra un ciclo de trabajo específico durante la medición.

El sistema EM-SAT de Plasser & Theurer se ha establecido internacionalmente como el estándar para la medición mecanizada.

La conservación

Una de las ventajas más importantes de la medición con el EM-SAT consiste en que permite planificar la conservación de la mejor manera posible. Los valores de corrección preparados se entregan a los operadores de la máquina bateadora de Plasser & Theurer. Los datos se introducen en el computador de geometría de vía CGV y se ejecutan. Ahora, la máquina bateadora ejecuta los valores de corrección y el CGV se ocupa del pilotaje automático de los sistemas de medición.

Recepción de los trabajos realizados

Las mediciones y los registros de la vía corregida se envían a los sistemas de medición y al registrador gráfico de la bateadora o del estabilizador dinámico. Estos datos sirven para la recepción de los trabajos realizados y también se introducen nuevamente en el banco de datos de la infraestructura. Allí estarán disponibles para una comparación con la reglamentación de recepción, así como para evaluaciones posteriores.

Con esto se completa la técnica de medición en red. Se ha alcanzado la meta de un aumento de la calidad de la totalidad de la red de vías.

Ejemplo de gestión de los datos de medición en los ferrocarriles estatales austriacos

El concepto de ÖBB en cuestiones de acceso y distribución de datos difiere sensiblemente del resto de la mayoría de las administraciones ferroviarias. Al medirse las vías, la totalidad de los datos se guardan en una base de datos de infraestructuras de ÖBB. Antes de memorizarse los datos, se comprueba la calidad de los mismos, ya que ésta es de gran importancia para la evaluación.

Los centros de servicio de infraestructuras ISC establecen planes descentralizados de acción con ayuda de esta base de datos. La base de datos suministra también las rutinas de evaluación para la NATAS (New Austrian Track Analysing System). Los resultados de las mediciones se unen a los datos de instalaciones y a otros criterios. Los datos históricos se comparan con los valores actuales para mostrar la velocidad de la merma de calidad (desviación ­ estándar). Los resultados sirven como base para los programas de conservación (consultoría para ISC).

Para la comparación entre diferentes marchas de medición en un mismo tramo, se carga la evolución histórica de los datos de medición. Deben mantenerse disponibles los datos de los últimos 7 años. En la actualidad, la base de datos tiene un volumen aproximado de 2 Terabyte (= 2.000 Gigabyte); los datos se guardan en forma de valores de medición obtenidos cada 25 cm.

El acceso a estos datos está permitido a las administraciones regionales (ISC) y a todos los usuarios autorizados a través de la intranet de ÖBB, así como mediante un sistema geográfico de información. Los datos pueden encontrarse con facilidad, comprimirse (para no representar cada paso de 25 cm sino, p. ej., cada 500 m) y pueden agregarse con el fin de obtener evaluaciones estadísticas.