El sistema de medición sirve para controlar el gálibo reglamentario, así como para medir el perfil del lecho de balasto. Para ello se ha montado un escáner láser rotativo en el lado frontal del vehículo de medición, que mide tanto la distancia con respecto al entorno de la vía, como la distancia respecto al lecho de balasto. El escáner gira a una velocidad de 24 revoluciones por segundo, y explora el entorno 1.001 veces en cada giro. Los valores de medición se guardan junto con los datos de medición de la vía.

El software del sistema compara en tiempo real los datos con un total de hasta tres gálibos diferentes predeterminados.

Las mermas se emiten adicionalmente en el informe de errores. En curvas se compensa de forma automática el desplazamiento del vehículo de medición en función de los valores de medición del sistema a lo largo de la curvatura.

Simultáneamente, el sistema comprueba la distribución del balasto a lo largo del trayecto. Mediante la comparación paralela del perfil real con tres perfiles de balasto predeterminados diferentes, el software determina y cuantifica el exceso o la falta de balasto.

El sistema también mide las distancias horizontales y verticales hacia los ejes de vías vecinas y andenes.

El sistema no es dañino para los ojos y no le afecta la luz ambiental.