La calidad del lecho de balasto es uno de los factores determinantes para la calidad de la superestructura ferroviaria. El balasto cumple una serie de funciones importantes dentro del sistema carril-traviesa-banqueta. La premisa más importante: que el balasto esté limpio.

La contaminación procede de la explotación regular, de factores climáticos y también de la caída de carga, como en el caso de trenes de carbón o de minerales. La única solución ante este problema es una estrategia de mantenimiento basada en la ejecución de desguarnecidos-depurados de balasto cuando sea necesario. Nuestros sistemas de desguarnecido proporcionan las tecnologías óptimas para ello. Adaptadas al ámbito de aplicación respectivo, nuestras máquinas ofrecen el mejor rendimiento y calidad para depurar el lecho de balasto, así como un entorno de trabajo seguro para los operarios.

CALIDAD

Los componentes individuales del sistema, desde el carril y las traviesas, pasando por el lecho de balasto, hasta la plataforma o la capa protectora de la plataforma, definen la calidad de la vía. Un buen diseño básico (calidad del balasto, plataforma, caminos laterales, etc.) tiene efectos positivos sobre el drenaje de agua, el desarrollo de la contaminación y, en definitiva, sobre la evolución de la calidad de la superestructura. No obstante, incluso una vía con la mayor calidad inicial posible envejece y se contamina durante su explotación, empeorando la calidad de su posición geométrica.

Alcanzado este punto, se hace necesario un desguarnecido-depurado del balasto. En la actualidad, a este proceso se le imponen las mismas condiciones de trabajo que, p.ej., al bateo:cortes de vía breves, alto rendimiento, máxima calidad y la reapertura de la vía sin restricciones de velocidad, a ser posible, inmediatamente después de terminar los trabajos.

COSTES

Un balasto contaminado puede incrementar los costes de mantenimiento, obligar a establecer limitaciones de velocidad y acortar la vida útil de los materiales de la superestructura. Los costes derivados se descontrolan rápidamente, por ejemplo, cuando para garantizar la seguridad de las operaciones ferroviarias es necesario establecer limitaciones de velocidad o incluso sustituir el balasto de urgencia, con los consiguientes cortes de vía totales.

Otro importante factor generador de costes es el propio material del balasto. Cuanto mejor se realice el depurado, más balasto se podrá reutilizar. De esta forma se ahorra una gran cantidad de material lo que, aparte del factor coste, también implica un menor esfuerzo logístico para el transporte y la eliminación de detritos. Además, los estándares medioambientales son cada vez más estrictos y exigen que en las obras ferroviarias se reciclen y reutilicen los materiales existentes.

SEGURIDAD

Nuestras máquinas depuradoras-desguarnecedoras de balasto a menudo trabajan en tramos con la vía adyacente abierta al tráfico, por lo que tienen que contar con un elaborado concepto de operación y seguridad. Para los operarios, la máquina dispone de cabinas y puestos de trabajo seguros, tanto en el área de excavación de los flancos como en el área de excavación y embalastado central.

No obstante, el concepto de seguridad también se refiere a una posición más estable de la vía a través de la adopción de medidas oportunas para un balasto limpio a fin de alcanzar una alta fiabilidad en la planificación de las tareas de mantenimiento.